El acabado superficial perfecto, seleccionando el electrolito que mejor se adapte a los requisitos de la máquina y de acabado

Nuestros expertos en acabado de superficies ofrecen soluciones personalizadas, asesorando a nuestros clientes en la elección del mejor electrolito de nuestra amplia gama, considerando los siguientes factores clave para seleccionar el sistema ideal

Material

El material que se tratará es un factor crucial para determinar la formulación del electrolito y los parámetros del proceso más adecuados. En nuestro Test Lab, hemos desarrollado consumibles que nos permiten dar respuesta a los requisitos de nuestros clientes con total precisión. Hay muchos factores que deben tenerse en cuenta al tratar un material, como su composición, densidad y dureza. Nuestro equipo de expertos posee amplios conocimientos sobre diversos metales y aleaciones y puede determinar la mejor formulación electrolítica y los mejores parámetros de proceso para cada material.

Requisitos

Cada pieza es única, por lo que conseguir el acabado superficial requerido exige un estudio personalizado. Por eso comenzamos nuestros proyectos colaborando estrechamente con nuestros clientes, evaluando sus objetivos para sus piezas, así como el estado inicial de la pieza y el proceso de fabricación. Gracias a nuestra amplia experiencia, definimos los parámetros óptimos del proceso, la fórmula de los medios y la geometría que ofrecerán la solución perfecta. Esta preocupación por el detalle es lo que nos diferencia y garantiza que nuestros clientes obtengan siempre el mejor resultado.

Geometría

Nuestros equipos utilizan movimientos mecánicos y parámetros eléctricos para garantizar un flujo óptimo de medios y electricidad por la superficie, logrando la homogeneidad en la pieza. Los sistemas DLyte pueden procesar con precisión piezas de distintos tamaños, geometrías, y formas. Nuestros equipos están diseñados para proporcionar resultados precisos y uniformes, independientemente de la forma o el tamaño de la pieza tratada. Nuestros sistemas de inmersión y proyección son muy versátiles y pueden satisfacer las necesidades de acabado de superficies de una amplia gama de industrias y aplicaciones.

  • Características esenciales del electrolito
    para tratar diversos materiales, geometrías
    y procesos de acabado

    Los electrolitos sólidos compuestos de partículas son más agresivos
    y pueden reducir más eficazmente la rugosidad que los electrolitos en suspensión. Esto se debe a que el líquido que contiene las partículas en suspensión ofrece cierta protección a la superficie frente a la oxidación durante el proceso.

    Esta característica hace que los electrolitos sólidos sean especialmente adecuados para tratar materiales muy reactivos a la oxidación y que requieren protección.

  • Tamaño y geometría

    El uso de partículas de distintos tamaños y geometrías permite tratar eficazmente piezas con geometrías diferentes llegando a zonas de difícil acceso, lo que maximiza la superficie en contacto con el electrolito y da lugar a un tratamiento más uniforme y completo del material. Esta técnica ofrece una solución eficaz y versátil para diversas necesidades de acabado de materiales.

    Tipo 01

    Tipo 02

    Tipo 03

    Tipo 04

  • Deformación elástica

    El ajuste de la elasticidad de las partículas de electrolito permite conseguir acabados extraordinarios con una precisión y rapidez excepcionales, caracterizados por diferencias en el brillo, la homogeneidad y la velocidad de extracción de material, entre otras. Esta técnica proporciona una excelente versatilidad en una amplia gama de aplicaciones de acabado de materiales, ya sea en procesos consumibles de un solo paso o de varios pasos.

    Macroporos

    Gel

  • Formulación química

    Las fórmulas personalizadas de electrolitos son esenciales para conseguir acabados de alta calidad minimizando la eliminación de material y maximizando la productividad. Al adaptar la formulación a los requisitos específicos y a la normativa del sector, esta técnica ofrece una solución eficaz y versátil para una amplia gama de necesidades de acabado de materiales, incluidas soluciones acuosas o a base de aceite, aditivos y ácidos.

    Formulación

    Concentración

Beneficios medioambientales de DryLyte Technology

Gestión de residuos

La tecnología DryLyte y el equipo que alimenta, DLyte, no requieren maquinaria de tratamiento de aguas residuales o lodos. Ambas permiten ahorrar costes de mano de obra y licencias medioambientales, ya que el electrolito seco necesario puede manipularse fácilmente mediante servicios estándar. A su vez, todo el metal extraído de las piezas permanece en el medio.

La característica anterior ofrece una clara ventaja en comparación con los tratamientos superficiales abrasivos tradicionales, que requieren maquinaria de tratamiento de aguas residuales y el espacio adecuado para trabajar. También implica costes de mano de obra y licencias medioambientales. Además, los tratamientos de superficies abrasivas necesitan un sistema de tratamiento del agua para limpiar el agua contaminada con metales y compuestos.

El electropulido líquido requiere medidas de seguridad adicionales para su correcta eliminación, debido a problemas medioambientales relacionados con mezclas altamente corrosivas y tóxicas de ácidos fosfórico y sulfúrico y lodos que contienen metales.

Además, varios electrolitos líquidos pueden generar ciertas cantidades de lodo que es necesario retirar de los tanques para mantener la estabilidad del proceso.

El electropulido líquido requiere la sustitución de una parte de la solución utilizada para obtener un buen rendimiento y garantizar un proceso de acabado de superficies metálicas de alta calidad. La eliminación del líquido requiere un servicio específico para garantizar el cumplimiento de la normativa medioambiental.

Este método de tratamiento superficial también puede requerir una inmersión posterior para eliminar el electrolito residual y los subproductos de las reacciones electroquímicas. La eliminación de los líquidos utilizados en el proceso posterior a la inmersión también puede requerir la gestión de residuos peligrosos.

Manipulación y almacenamiento de medios y mezclas

DLyte solo utiliza medios electrolíticos sólidos con una baja concentración de ácido que pueden manipularse y almacenarse sin medidas de seguridad adicionales. No es perjudicial para los trabajadores y, al tratarse de residuos sólidos, su manipulación reduce la probabilidad de vertido en desagües y cursos de agua.

El tratamiento abrasivo de superficies suele requerir compuestos y aceleradores químicos en grandes cantidades, lo que implica un peligro para los trabajadores durante su manipulación, así como un eventual riesgo de vertido al medio ambiente.

El electropulido líquido utiliza mezclas líquidas altamente corrosivas y tóxicas de ácidos fosfórico y sulfúrico. Esto puede ser peligroso para los profesionales durante su manipulación y para el medio ambiente.

Este tratamiento de la superficie metálica suele requerir una inmersión posterior para eliminar el electrolito residual y los subproductos de las reacciones electroquímicas.

La manipulación de los líquidos utilizados en el post-sumergido también puede suponer un riesgo para los trabajadores, y puede provocar un vertido en cursos de agua o desagües.

Consumo de agua

El sistema DLyte requiere un bajo consumo de agua, ya que solo necesita agua para ajustar la conductividad del medio.

Por el contrario, en el tratamiento abrasivo de superficies, suelen ser necesarias grandes cantidades de agua para pulir, especialmente para los requisitos de acabado de superficies de alta calidad. Si se procesan distintos materiales en el mismo medio, un caudal abundante de agua evitará la contaminación.

Exposición de los trabajadores durante los procesos de pulido y mantenimiento

DLyte mejora las condiciones de trabajo y reduce drásticamente la toxicidad de los procesos de pulido actuales, ya que no genera polvo, ruido intenso ni expone a los trabajadores a líquidos altamente corrosivos y tóxicos durante su manipulación y mantenimiento. Los metales eliminados de las piezas de trabajo permanecen en el medio, por lo que los trabajadores no están expuestos al cátodo.

El tratamiento abrasivo de las superficies genera polvo. Puede ser peligroso para la salud, ya que las partículas que causan daños suelen ser invisibles a simple vista. Por ello, los posibles efectos de la exposición sobre la salud pueden tardar muchos años en ser visibles. Los equipos para superficies abrasivas suelen ser muy ruidosos y pueden provocar pérdida de audición en caso de protección auditiva inadecuada o exposición prolongada al ruido en el lugar de trabajo.

La manipulación de lodos y compuestos con alta concentración de metales también puede ser perjudicial para los trabajadores si no se garantizan estrictamente las medidas de protección.

En segundo lugar, el tratamiento abrasivo de superficies requiere en algunos casos un pulido manual final para conseguir la calidad de superficie requerida, lo que supone una exposición adicional al polvo y a partículas tóxicas para los trabajadores.

El electropulido líquido utiliza mezclas líquidas altamente corrosivas y tóxicas de ácidos fosfórico y sulfúrico en tanques, lo que conlleva un alto riesgo para los trabajadores en caso de salpicaduras accidentales. Los metales retirados de las piezas permanecen en el líquido y parcialmente adheridos al cátodo. Por lo tanto, implica un riesgo de exposición para los trabajadores durante la manipulación y el mantenimiento del tanque y la operación de limpieza del cátodo.

El proceso posterior a la inmersión se realiza en tanques para eliminar el electrolito residual y los subproductos de las reacciones electroquímicas. También supone un riesgo potencial para los trabajadores en caso de salpicaduras durante el funcionamiento o por accidente.

    ¿Listo para impulsar su negocio? Póngase en contacto con nosotros para obtener la solución ideal a través de nuestras máquinas, tecnologías y asociaciones.