01.

Asimetría negativa (Rsk)

El electropulido en seco suele considerarse un buen proceso para conseguir una asimetría negativa (Rsk) porque es un proceso muy preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme.

Una superficie lisa y uniforme puede mejorar el flujo interno de tubos y válvulas al reducir la cantidad de fricción y turbulencias que se producen cuando los fluidos o gases fluyen a través del tubo o válvula.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. El resultado puede ser una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, lo que puede mejorar el flujo interno de tubos y válvulas.

La asimetría negativa (Rsk) se refiere al grado de irregularidad o asimetría de la superficie de una pieza. Una pieza con asimetría negativa tiene una superficie más irregular o asimétrica que una pieza con asimetría positiva. El electropulido en seco puede utilizarse para conseguir una asimetría negativa mediante la eliminación selectiva de material de la superficie de la pieza, creando una distribución desigual o asimétrica de la rugosidad, con más picos (asperezas) que valles. Este tipo de superficie puede ser importante en piezas mecánicas metálicas por varias razones:

Mayor resistencia a la fatiga: Una superficie con asimetría negativa puede mejorar la resistencia a la fatiga de las piezas metálicas al proporcionar un área de contacto adicional entre la pieza y otras superficies. Esto puede ayudar a distribuir las cargas de forma más uniforme y reducir el riesgo de fallo por fatiga.

Mayor resistencia al desgaste: Una superficie con asimetría negativa puede mejorar la resistencia al desgaste de las piezas metálicas al proporcionar puntos de contacto adicionales entre la pieza y otras superficies. Esto puede ayudar a distribuir el desgaste de forma más uniforme y prolongar la vida útil de la pieza.

Mejora de la lubricación: Una superficie con asimetría negativa puede mejorar la lubricación de las piezas metálicas al proporcionar puntos de contacto adicionales entre la pieza y el lubricante. Esto puede ayudar a reducir la fricción y el desgaste, y prolongar la vida útil de la pieza.

En general, la combinación de estas ventajas puede hacer que una superficie con asimetría negativa sea una característica importante en las piezas mecánicas metálicas, en particular las que están sometidas a grandes cargas, desgaste y fricción durante su uso.

02.

Resistencia a la corrosión

La resistencia a la corrosión es importante en las piezas metálicas por varias razones. En primer lugar, la corrosión puede reducir la resistencia e integridad de una pieza metálica, haciéndola más propensa a fallos o roturas. Esto puede ser especialmente problemático en componentes críticos o estructuras sometidas a grandes cargas o tensiones.

Además, la corrosión también puede reducir el atractivo estético de una pieza metálica, lo que puede ser importante en determinadas aplicaciones. Por ejemplo, una pieza metálica corroída puede no ser visualmente atractiva en un producto de consumo, y podría provocar la insatisfacción del cliente.

Además, la corrosión también puede aumentar los costes de mantenimiento y reparación asociados a una pieza metálica. Esto se debe a que la corrosión puede obligar a limpiar, reparar o sustituir la pieza con más frecuencia, lo que puede llevar mucho tiempo y resultar costoso.

En general, mejorar la resistencia a la corrosión de una pieza metálica puede ayudar a prolongar su vida útil, reducir el riesgo de averías, mejorar su aspecto y reducir los costes de mantenimiento y reparación.

03.

Aumento drástico de la vida útil

El electropulido en seco suele considerarse el mejor método para aumentar la vida útil de una pieza metálica debido a la mejora de la superficie que produce. Se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar como resultado una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad. Un acabado superficial más liso puede reducir la concentración de tensiones en la superficie de la pieza, lo que puede reducir la fatiga y el desgaste. Esto se debe a que las superficies lisas tienen menos imperfecciones e irregularidades que pueden actuar como elevadores de tensión, que son zonas del material más susceptibles de fallar debido a la concentración de tensiones.

Además, un acabado superficial más liso también puede reducir la fricción superficial y el desgaste de la pieza. Esto se debe a que las superficies rugosas tienden a tener más asperezas superficiales, o pequeñas protuberancias, que pueden causar una mayor fricción y desgaste cuando la pieza se mueve contra otras superficies. En cambio, una superficie lisa tendrá menos asperezas y, por tanto, experimentará menos fricción y desgaste.

Una superficie lisa y uniforme puede mejorar también la capacidad de la herramienta de corte para disipar el calor, lo que puede ayudar a evitar el sobrecalentamiento y también prolonga la vida útil de la herramienta.

Por último, un acabado superficial liso también puede mejorar la resistencia a la corrosión de una pieza metálica. Esto se debe a que las superficies rugosas tienden a tener más superficie expuesta al medio ambiente, lo que puede aumentar la probabilidad de corrosión. En cambio, las superficies lisas tienen menos superficie expuesta y, por tanto, son menos propensas a la corrosión.

En general, la mejora de la calidad de la superficie de una pieza metálica puede reducir la concentración de tensiones, disminuir la fricción y el desgaste y mejorar la resistencia a la corrosión, todo lo cual puede contribuir a aumentar su vida útil.

04.

Conservación de la geometría

Preservar la geometría con gran precisión, tolerancias ajustadas y bordes preservados es importante en las piezas metálicas de precisión por varias razones.

En primer lugar, la alta precisión y las tolerancias estrictas son importantes para garantizar que la pieza funcione según lo previsto y cumpla las especificaciones requeridas. Esto es especialmente importante en aplicaciones en las que la pieza debe encajar o interactuar con otros componentes de forma precisa. Por ejemplo, una pieza metálica de precisión puede tener que ajustarse a un margen de tolerancia específico para funcionar correctamente, y las desviaciones de este margen de tolerancia podrían provocar problemas.

En segundo lugar, preservar los bordes es importante para mantener la integridad de la pieza. Esto se debe a que los bordes de una pieza suelen estar sometidos a altas concentraciones de tensión, y preservar la nitidez de estos bordes puede ayudar a reducir el riesgo de fallo por fatiga o desgaste. Además, los bordes conservados también pueden ser importantes para el atractivo estético de la pieza, así como para determinados requisitos funcionales.

En general, conservar la geometría con gran precisión, tolerancias ajustadas y bordes preservados es importante en las piezas metálicas de precisión para garantizar que la pieza funcione correctamente, mantenga su integridad y cumpla las especificaciones requeridas.

05.

Efecto reflectante y brillante

Este proceso puede lograr un aspecto altamente reflectante y brillante en los metales porque es capaz de eliminar una capa muy fina de material de la superficie de la pieza, lo que puede dar lugar a un acabado liso, similar a un espejo.

Una de las razones por las que el electropulido en seco puede ser especialmente eficaz para conseguir un aspecto reflectante y brillante es que utiliza una corriente eléctrica para eliminar material de la superficie de la pieza. Esto puede ser más preciso y controlado en comparación con otros métodos, como el amolado mecánico o el lijado, que pueden eliminar más material y no ser tan precisos.

Además, el electropulido en seco también puede eliminar impurezas superficiales, como óxidos o contaminantes, lo que puede contribuir a un acabado más brillante y reflectante. Esto se debe a que estas impurezas pueden absorber la luz y reducir la reflectividad de la superficie, y su eliminación puede ayudar a mejorar el aspecto general de la pieza.

06.

Para piezas complejas y frágiles

El electropulido en seco es un buen método para el acabado superficial de piezas frágiles y complejas que no pueden ser impregnadas, ya que se trata de un proceso electroquímico que implica un contacto físico muy reducido con la pieza. Esto significa que puede utilizarse para el acabado de piezas delicadas o frágiles sin riesgo de dañarlas por medios mecánicos.

Además, el electropulido en seco también es adecuado para piezas complejas porque puede controlarse con precisión para eliminar una capa muy fina de material de la superficie de la pieza. Esto puede ser especialmente útil para piezas con características intrincadas o tolerancias estrechas, ya que permite un acabado preciso sin riesgo de alterar la geometría de la pieza.

Por último, el electropulido en seco también es un proceso relativamente rápido, lo que puede ser beneficioso cuando se trabaja con piezas complejas que pueden tener muchas características intrincadas o tolerancias estrechas. Esto puede ayudar a reducir el tiempo total necesario para terminar la pieza, lo que puede ser importante para determinadas aplicaciones.

En general, la naturaleza no mecánica, la precisión y la velocidad del electropulido en seco lo convierten en un buen método para el acabado superficial de piezas frágiles y complejas que no pueden ser impregnadas.

07.

Fiabilidad y repetibilidad

El electropulido en seco es un método de acabado superficial de piezas metálicas de gran fiabilidad y repetibilidad por varias razones.

En primer lugar, el electropulido en seco es un proceso altamente controlable, que permite eliminar material de la superficie de la pieza de forma precisa y uniforme. Esto puede ser especialmente importante para piezas que requieren tolerancias estrechas o tienen requisitos específicos de acabado superficial.

En segundo lugar, el electropulido en seco es un proceso relativamente rápido, lo que puede ayudar a reducir el tiempo total necesario para acabar la pieza. Esto puede ser importante para determinadas aplicaciones en las que la velocidad es un factor clave.

En tercer lugar, el electropulido en seco también es un proceso relativamente sencillo que no requiere mucha preparación ni equipos complejos. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de errores o variabilidad en el proceso de acabado y contribuir a la fiabilidad y repetibilidad generales del proceso.

Por último, el electropulido en seco también es un proceso electroquímico no mecánico que implica un contacto físico muy reducido con la pieza. Esto puede ser beneficioso para piezas delicadas, ya que puede ayudar a reducir el riesgo de daños o alteraciones en la pieza durante el proceso de acabado.

En general, la capacidad de control, la velocidad, la sencillez y la naturaleza no mecánica del electropulido en seco lo convierten en un método fiable y repetible para el acabado superficial de piezas metálicas.

08.

Eliminar arañazos y líneas de fresado

El electropulido en seco suele considerarse un método eficaz para eliminar arañazos y líneas de fresado de las piezas metálicas, ya que es un proceso muy preciso y controlable. En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar material de la superficie de una pieza de trabajo, y la velocidad a la que se elimina el material puede controlarse con precisión. Esto permite al operario eliminar sólo una capa muy fina de material, lo que puede ser beneficioso para eliminar arañazos y líneas de fresado sin alterar significativamente la forma o el tamaño general de la pieza.

Por el contrario, los métodos de acabado abrasivos, como el lijado o el esmerilado, pueden ser menos precisos y eliminar una capa más gruesa de material, lo que puede resultar más difícil de controlar. Esto puede dificultar la eliminación de arañazos y líneas de fresado sin alterar la forma o el tamaño general de la pieza.

El electropulido líquido también puede ser eficaz para eliminar arañazos y líneas de fresado, pero suele implicar el uso de soluciones químicas, que pueden ser peligrosas para los trabajadores y generar residuos peligrosos. El electropulido en seco no implica el uso de productos químicos y no produce residuos peligrosos, lo que lo convierte en una opción más segura y respetuosa con el medio ambiente.

09.

Superficies isótropas

El electropulido en seco se considera el mejor proceso para conseguir una superficie isotrópica porque es un proceso muy preciso y controlable. Una superficie isotrópica es una superficie que tiene las mismas propiedades en todas las direcciones, lo que puede ser difícil de conseguir con otras técnicas de acabado de superficies.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar material de la superficie de una pieza de forma muy controlada y precisa. Esto permite al operario eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie, lo que puede dar como resultado una superficie isótropa con un alto grado de suavidad y uniformidad superficial.

Por el contrario, otras técnicas de acabado superficial, como el acabado abrasivo o el electropulido líquido, pueden no ser tan precisas y dar lugar a una superficie que no sea isótropa. Por ejemplo, los métodos de acabado abrasivos, como el lijado o el esmerilado, pueden producir una superficie más rugosa y menos uniforme, y el electropulido líquido puede dar lugar a una superficie que no sea isótropa debido a las reacciones químicas que se producen durante el proceso.

En general, el electropulido en seco es un proceso muy preciso y controlable que resulta idóneo para producir superficies isótropas con un alto grado de suavidad y uniformidad superficial.

10.

Resistencia a los patógenos

El electropulido en seco puede crear superficies resistentes a los patógenos porque es un proceso muy preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme. Una superficie lisa y uniforme tiene menos probabilidades de albergar patógenos, como bacterias y virus, que una superficie rugosa o irregular.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar lugar a una superficie con un alto grado de lisura y uniformidad, que tiene menos probabilidades de albergar patógenos que una superficie más rugosa o irregular.

Además, el electropulido en seco puede eliminar cualquier contaminante o patógeno existente en la superficie de una pieza de trabajo, reduciendo aún más el riesgo de contaminación patógena. Esto puede ser especialmente útil para aplicaciones en las que la limpieza y el control de patógenos son importantes, como en las industrias médica o alimentaria.

En general, el electropulido en seco es un proceso muy eficaz para crear superficies resistentes a los patógenos debido a su capacidad para producir una superficie lisa y uniforme con menos probabilidades de albergar patógenos.

11.

Acabado decorativo

El electropulido en seco puede utilizarse para conseguir un acabado decorativo en superficies metálicas porque es un proceso muy preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme. A menudo se desea una superficie lisa y uniforme para aplicaciones decorativas porque puede producir un acabado de alta calidad y visualmente atractivo.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar lugar a una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, lo que es muy deseable para aplicaciones decorativas.

Además, el electropulido en seco puede utilizarse para producir una amplia gama de acabados, desde un acabado muy pulido, tipo espejo, hasta un acabado más mate o satinado. Esta flexibilidad permite a diseñadores y fabricantes conseguir una amplia gama de efectos decorativos con el electropulido en seco.

En general, el electropulido en seco es un proceso eficaz para conseguir un acabado decorativo en superficies metálicas debido a su capacidad para producir una superficie lisa y uniforme con una amplia gama de acabados.

12.

Mejora de la limpieza

El electropulido en seco se considera a menudo el mejor proceso de acabado superficial para mejorar la facilidad de limpieza de una pieza, ya que puede producir una superficie muy lisa y uniforme que es menos probable que albergue contaminantes o agentes patógenos. Una superficie lisa y uniforme es más fácil de limpiar y desinfectar que una superficie rugosa o irregular, y es menos probable que albergue contaminantes o patógenos que puedan causar enfermedades o infecciones.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar lugar a una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, lo que es muy deseable para la facilidad de limpieza.

Además, el electropulido en seco puede eliminar cualquier contaminante o patógeno existente en la superficie de una pieza, mejorando aún más su capacidad de limpieza. Esto puede ser especialmente útil para aplicaciones en las que la limpieza es importante, como en la industria médica o alimentaria.

13.

Elimina las microburbujas sin redondear los bordes

El electropulido en seco suele considerarse un buen método para eliminar micro rebabas sin redondear los bordes porque es un proceso muy preciso y controlable que puede eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Por el contrario, otros métodos de acabado de superficies, como el acabado abrasivo o el electropulido líquido, pueden ser menos precisos y pueden eliminar una capa más gruesa de material, lo que puede ser más difícil de controlar y puede dar lugar a bordes redondeados.

En el electropulido en seco, la velocidad a la que se elimina el material de la superficie de una pieza puede controlarse con precisión, lo que permite al operario eliminar sólo una capa muy fina de material. Esto puede ser beneficioso para eliminar micro rebabas sin redondear los bordes, ya que permite al operario eliminar sólo las rebabas sin alterar la forma o el tamaño general de la pieza.

14.

Redondeo controlado de los filos de corte

El electropulido en seco suele considerarse el mejor método para redondear los filos de las herramientas de corte de forma muy controlada, ya que se trata de un proceso muy preciso y controlable que puede eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Por el contrario, otros métodos de acabado superficial, como el acabado abrasivo o el electropulido líquido, pueden ser menos precisos y pueden eliminar una capa más gruesa de material, lo que puede ser más difícil de controlar y puede dar lugar a un redondeo desigual o irregular de los bordes de corte.

En el electropulido en seco, la velocidad a la que se elimina el material de la superficie de una pieza puede controlarse con precisión, lo que permite al operario eliminar sólo una capa muy fina de material. Esto puede ser beneficioso para redondear los filos de las herramientas de corte de forma muy controlada, ya que permite al operario lograr un nivel preciso de redondeo sin alterar la forma o el tamaño general de la herramienta.

En general, el electropulido en seco es un proceso muy preciso y controlable que resulta muy adecuado para redondear los filos de las herramientas de corte de forma muy controlada gracias a su capacidad para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza.

15.

Mejora estética

El electropulido en seco puede mejorar el aspecto visual de las herramientas de corte porque es un proceso muy preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme. A menudo se desea una superficie lisa y uniforme para las herramientas de corte porque puede producir un acabado de alta calidad y visualmente atractivo.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar como resultado una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, lo que puede mejorar el aspecto general de la herramienta de corte.

Además, el electropulido en seco puede utilizarse para producir una amplia gama de acabados, desde un acabado muy pulido, tipo espejo, hasta un acabado más mate o satinado. Esta flexibilidad permite a los diseñadores y fabricantes conseguir una amplia gama de efectos decorativos con el electropulido en seco, lo que puede mejorar aún más el aspecto visual de las herramientas de corte.

En general, el electropulido en seco es un proceso eficaz para mejorar el aspecto visual de las herramientas de corte debido a su capacidad para producir una superficie lisa y uniforme con una amplia gama de acabados.

16.

Preparar la superficie de la herramienta para el proceso de recubrimiento

A menudo se prefiere el electropulido en seco como método para preparar la superficie de las herramientas de corte para los procesos de recubrimiento porque es un proceso muy preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme. A menudo se desea una superficie lisa y uniforme para los procesos de revestimiento porque puede mejorar la adherencia y la durabilidad del revestimiento.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar lugar a una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, lo que es muy deseable para los procesos de revestimiento.

Además, el electropulido en seco puede eliminar cualquier contaminante o imperfección existente en la superficie de una pieza, mejorando aún más su idoneidad para los procesos de revestimiento. Esto puede ser especialmente importante en aplicaciones en las que el revestimiento debe rendir a un alto nivel, como en entornos de alto desgaste o tensión.

En general, el electropulido en seco es un proceso eficaz para preparar la superficie de las herramientas de corte para los procesos de recubrimiento, debido a su capacidad para producir una superficie lisa y uniforme, muy adecuada para las aplicaciones de recubrimiento.

17.

Mayor velocidad de mecanizado

El electropulido en seco puede mejorar la superficie de las herramientas de corte y aumentar la velocidad de mecanizado gracias al mejor acabado superficial que produce. En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. El resultado puede ser una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, lo que puede mejorar el rendimiento y la vida útil de las herramientas de corte.

La mejora de la suavidad y uniformidad de la superficie puede suponer una serie de ventajas para las herramientas de corte, entre las que se incluyen:

  1. Reducción de la fricción: Una superficie lisa y uniforme puede reducir la cantidad de fricción que se produce entre la herramienta de corte y la pieza, lo que puede aumentar la velocidad de mecanizado.
  2. Mayor resistencia al desgaste: Una superficie lisa y uniforme tiene menos probabilidades de desgastarse o deformarse con el tiempo, lo que puede ayudar a prolongar la vida útil de la herramienta de corte y aumentar la velocidad de mecanizado.
  3. Mejor disipación del calor: Una superficie lisa y uniforme puede mejorar la capacidad de la herramienta de corte para disipar el calor, lo que puede ayudar a evitar el sobrecalentamiento y prolongar su vida útil, permitiendo aumentar la velocidad de mecanizado.

En general, el electropulido en seco es un proceso eficaz para mejorar la superficie de las herramientas de corte y aumentar la velocidad de mecanizado debido a su capacidad para producir una superficie lisa y uniforme que puede mejorar el rendimiento y la vida útil de la herramienta.

18.

Inerte, limpio y evita la formación de biopelículas

El electropulido en seco suele considerarse un buen proceso para conseguir una superficie inerte y limpia que evite la formación de biopelículas, ya que es un proceso muy preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme. Una superficie lisa y uniforme tiene menos probabilidades de albergar contaminantes o patógenos, lo que puede reducir el riesgo de formación de biopelículas.

En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza. Esto puede dar lugar a una superficie con un alto grado de suavidad y uniformidad, que es menos probable que albergue contaminantes o patógenos.

Además, el electropulido en seco puede eliminar cualquier contaminante o patógeno existente en la superficie de una pieza de trabajo, reduciendo aún más el riesgo de formación de biopelículas. Esto puede ser especialmente útil para aplicaciones en las que la limpieza y el control de patógenos son importantes, como en las industrias médica o alimentaria.

En general, el electropulido en seco es un proceso eficaz para conseguir una superficie inerte y limpia que evite la formación de biopelículas, gracias a su capacidad para producir una superficie lisa y uniforme con menos probabilidades de albergar contaminantes o agentes patógenos.

19.

Realiza el pulido interior y exterior

El electropulido en seco se considera a menudo un buen proceso para lograr el pulido interno y externo en el mismo proceso con el uso de un cátodo interno porque es un proceso altamente preciso y controlable que puede producir una superficie muy lisa y uniforme. En el electropulido en seco, se utiliza una corriente eléctrica para eliminar una capa muy fina y uniforme de material de la superficie de una pieza.

Para lograr el pulido interno y externo en el mismo proceso con el uso de un cátodo interno, la pieza de trabajo se coloca normalmente en un accesorio especial que mantiene la pieza en su lugar y permite el acceso tanto a las superficies internas como externas. A continuación, se inserta un cátodo interno en la pieza y se hace pasar una corriente eléctrica a través de ella, lo que provoca la eliminación de material tanto de la superficie interna como de la externa.

Este proceso puede ser muy eficaz para lograr el pulido interno y externo en el mismo proceso, ya que permite al operario producir una superficie lisa y uniforme en las superficies interna y externa de la pieza sin necesidad de múltiples procesos o dispositivos.

En general, el electropulido en seco es un buen proceso para lograr el pulido interno y externo en el mismo proceso con el uso de un cátodo interno debido a su precisión y capacidad para producir una superficie lisa y uniforme.

20.

Corto tiempo de procesamiento en un diseño compacto

El electropulido en seco mejora hasta 10 veces los tiempos de procesamiento de los actuales procesos de acabado de superficies.

Sustituye varios pasos de acabado, incluida la mejora de la resistencia a la corrosión, en un solo equipo compacto, reduciendo así el espacio necesario para el acabado de superficies. Además, no es necesario utilizar una planta aislada para procesar las piezas ni un sistema de reciclado del agua, con la consiguiente reducción del espacio necesario en la fábrica.

Por último, tiene una gran capacidad por ciclo en comparación con los equipos de acabado abrasivo porque el proceso se realiza mediante intercambio iónico, que no requiere gran energía mecánica ni abrasión, lo que permite un empaquetado estrecho de las piezas en las fijaciones.

21.

No hay dispositivos para gestionar las aguas residuales y los lodos

El electropulido en seco no requiere periféricos para la gestión de aguas residuales y lodos porque utiliza un electrolito no fluido en forma de perlas, en lugar de una solución líquida. Esto significa que no hay necesidad de almacenamiento especial o eliminación de productos químicos peligrosos, lo que reduce el impacto medioambiental del proceso.

Tanto los equipos de electropulido líquido como los de acabado por vibración requieren dispositivos periféricos. El acabado abrasivo utiliza agua y compuestos y requiere sistemas de reciclado de agua y plantas de tratamiento de lodos. El electropulido líquido también requiere una sustitución parcial de los líquidos y el tratamiento de los lodos para funcionar.

22.

Alta rentabilidad y corto plazo de amortización

Hay varios factores que contribuyen a alcanzar una mayor rentabilidad y un corto plazo de amortización asociados al electropulido en seco.

En primer lugar, el electropulido en seco es un proceso no abrasivo, lo que significa que es menos destructivo para la superficie metálica, reduciendo la necesidad de sustituir con frecuencia consumibles como los medios de esmerilado y pulido. El resultado es un menor coste de propiedad y una mayor productividad en comparación con los procesos de acabado abrasivo.

Además, el electropulido en seco elimina la necesidad de periféricos de gestión de aguas residuales y lodos, ya que utiliza un electrolito sólido en lugar de uno líquido, lo que reduce los costes asociados a la eliminación de productos químicos peligrosos. Además, el proceso es muy eficaz y produce un acabado superficial uniforme y de alta calidad, lo que permite acelerar los tiempos de procesamiento, reducir la duración de los ciclos y disminuir los costes de explotación. Todos estos factores contribuyen a una mayor rentabilidad y a un corto plazo de amortización del electropulido en seco.

23.

Respetuoso con el medio ambiente

El electropulido en seco se considera un proceso de acabado de superficies respetuoso con el medio ambiente debido a las diversas ventajas que presenta frente a otros procesos.

En primer lugar, el proceso requiere un consumo mínimo de agua en comparación con los procesos tradicionales de electropulido abrasivo y líquido.

Además, el proceso no utiliza productos químicos peligrosos, lo que significa que no hay riesgo de contaminación para el medio ambiente.

Además, no se producen lodos ni líquidos como resultado del proceso, lo que elimina la necesidad de una gestión y eliminación de residuos especializada, reduciendo aún más el impacto medioambiental.

24.

Protege la salud de los trabajadores

DLyte mejora los métodos tradicionales de pulido, como el acabado manual de superficies, el electropulido líquido y el acabado por vibración abrasiva, en términos de seguridad de los trabajadores.

Dlyte es un proceso seco, no tóxico, silencioso y sin polvo que utiliza la electroquímica para alisar y acabar superficies, eliminando el uso de soluciones líquidas o de base química que pueden suponer un riesgo para los trabajadores si se manipulan de forma inadecuada. Como resultado, el proceso minimiza el riesgo de exposición peligrosa de los trabajadores y reduce el riesgo de trastornos musculoesqueléticos (TME), pérdida de audición e irritación respiratoria y ocular en comparación con los métodos tradicionales.

Existen investigaciones sobre los riesgos potenciales para los trabajadores derivados de los movimientos posturales repetitivos y las emisiones de polvo generadas durante el pulido manual de piezas.

Los movimientos posturales repetitivos pueden provocar TME, que son lesiones o trastornos que afectan a los músculos, nervios, tendones, ligamentos y otros tejidos blandos.

El polvo generado durante el proceso de pulido manual puede contener diversas sustancias, como partículas de metal, cerámica y resina, en función de los materiales con los que se trabaje.

La exposición al polvo puede provocar una serie de efectos sobre la salud, como problemas respiratorios e irritación de los ojos o la piel. Además, algunas de las sustancias presentes en el polvo, como los metales, pueden ser tóxicas si se inhalan o ingieren en grandes cantidades.

La exposición a ruidos peligrosos es un riesgo laboral común y la sobreexposición repetida al ruido puede causar pérdida de audición permanente, tinnitus y dificultad para comprender el habla.

    ¿Listo para impulsar su negocio? Póngase en contacto con nosotros para obtener la solución ideal a través de nuestras máquinas, tecnologías y asociaciones.